¿Qué es la huella ecológica y cómo puedo reducirla?

Tenemos miles de productos diferentes al alcance en cualquier supermercado, disponemos de agua con solo abrir el grifo o electricidad pulsando un botón, contamos con una amplia red de transporte que nos permite ir allí donde deseamos además de muchos disponer de un vehículo para desplazarnos… A pesar de que hay particularidades personales y de la crisis que nos ha azotado, solemos vivir en la abundancia como sociedad y, en apariencia, nuestros recursos son infinitos. Pero ¿esta situación es sostenible?

Para tratar de dar respuesta a esta cuestión, los investigadores William Rees y Mathis Wackernager definieron un nuevo indicador al que bautizaron con el nombre de “huella ecológica”, un parámetro ha sido adoptado como referencia clave por todos aquellos que se preocupan por la sostenibilidad.

La huella ecológica se mide como “la superficie necesaria para producir los recursos consumidos por un ciudadano medio de una determinada comunidad, así como la necesaria para absorber los residuos que genera, independientemente de donde estén localizadas estas áreas”. La ilusión de que hay un inagotable cuerno de la abundancia al servicio de nuestro consumo se desvanece como el humo cuando calculamos nuestra huella.

A escala global, la huella ecológica ha superado la capacidad de generación de recursos del planeta desde la década de 1980. La huella correspondiente a 1961 se estimaba en un 70% de la capacidad de regeneración de la Tierra. En la década de 1980 el consumo alcanzó el total disponible, y en 1999 excedió la disponibilidad planetaria. Ahora la humanidad está consumiendo el 120% de lo que produce el planeta. Traducido a términos de economía doméstica, estamos gastando por encima de nuestro cotidiano sueldo mensual y cubriendo el déficit haciendo uso de la herencia que nos dejaron los abuelos.

Es, por tanto una situación que no se puede mantener por mucho tiempo. Si estás preocupado por tu huella ecológica y por el futuro, pequenos gestos harán que esta se reduzca, como comprar con moderación, usar electrodomésticos de bajo consumo, reducir el consumo de agua encendiendo, por ejemplo la lavadora solo cuando esté llena, reciclar papel o comprar productos locales…

El Centro Nacional de Educación Ambiental, Ceneam, ha publicado una pequeña guía sobre la “huella ecológica” que puedes consultar y descargar aquí con más consejos.

Deja una respuesta

Navegar